Cuatro especias que no pueden faltar en tu cocina

Potentes digestivos, antioxidantes y antiinflamatorios que junto a una dieta sana y equilibrada, pueden ayudarnos a prevenir enfermedades como la diabetes y el cáncer.

El hígado es el órgano que se encarga de depurar nuestra sangre por lo que un hígado y un aparato digestivo sano en general nos ayudará a prevenir muchas enfermedades.

En nuestra cultura, utilizamos las especias para conservar y dar color o sabor a los alimentos pero en otros países como Asia, muchas de ellas se utilizan desde hace varios miles de años por su propiedades curativas y medicinales. Algunas muy conocidas para nosotros como la pimienta o la canela y otras menos como la cúrcuma o el jengibre. En este artículo hablaremos sobre algunos de los beneficios del consumo de estas cuatro especias por sus propiedades digestivas, depurativas y antioxidantes.

Cúrcuma

Antiinflamatoria, antioxidante y antibacteriana. La cúrcuma es el principal protector del hígado utilizado en Asia. Su consumo regular, nos ayuda a eliminar las piedras de la vesícula, a digerir mejor las grasas y a regular nuestros niveles de triglicéridos y colesterol en sangre. La curumina, una de sus principales sustancias, aumenta las secreciones digestivas y nos ayuda a eliminar los gases.

Por sus propiedades depurativas del hígado y su riqueza en antioxidantes, en Asia, esta especia es considerada un potente anticancerígeno, de hecho, hay estudios que relacionan su consumo con un descenso de las posibilidades de padecer entre otros, cáncer de piel y de colon.

Espolvorea una cucharita de cúrcuma en polvo (puedes encontrarla en cualquier supermercado) en tus purés de verdura, sopas, revueltos… justo antes de servir. Es una especia que apenas aporta sabor, solo una tonalidad amarillenta parecida a la del azafrán.

Pimienta

La mejor aliada de la cúrcuma. Rica en antioxidantes. Propiedades digestivas.

Añade una pizca de pimienta siempre que añadas cúrcuma a tus platos, ésta te ayudará a absorber los principios activos de la cúrcuma.

Canela

Antiséptica, bactericida y digestiva. Es un antiácido natural, regula las secreciones ácidas del estómago evitando la acidez y el reflujo y ayuda a regular los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos en sangre. Masticar una ramita de canela de vez en cuando (sin tragar) nos liberará del mal aliento.

Jengibre

Si soléis ir a restaurantes japoneses, seguro que estáis hartos de comer su raíz fresca pero no todo el mundo conoce el polvo de jengibre que hoy en día podéis encontrar también en cualquier supermercado.

El jengibre neutraliza los excesos de ácidos gástricos que con el paso del tiempo provocan las tan conocidas úlceras de estómago, estimula nuestro páncreas para que segregue más enzimas digestivos y mejora nuestra flora intestinal, por lo que cada vez se utiliza más en gente con problemas de colitis ulcerosa.

Su consumo habitual, fluidifica la sangre, mejora la circulación y aumenta nuestros niveles de testosterona y con ello nuestra masa muscular tan importante para todo el mundo en especial para los deportistas.

Echa una cucharadita cada mañana en tus batidos de frutas, batidos verdes o tés.