Leche de almendras, una buena elección

Un gran aporte de calcio sin lactosa.

La leche de almendras es un alimento de origen vegetal por lo que no tiene colesterol ya que éste solo se encuentra en productos de origen animal como es el caso de la leche de vaca.

Aunque suene raro, tiene menos grasa y menos calorias que la leche de vaca y la grasa que tiene es “buena”, es decir, nos ayuda a quemar grasa acumulada y a reducir los niveles de colesterol, de hecho, lo reduce más que un consumo habitual de aceite de oliva en crudo.

La leche de almendras nos ayuda a prevenir los problemas de estreñimiento ya que es rica en fibra tanto soluble como insoluble a la vez que protegen nuestro intestino. Es muy recomendada tras un cuadros de diarrea por su alto contenido en potasio por la gran pérdida de este mineral que se produce.

Es rica en vitamina A, B y E y en una gran cantidad de sales minerales como son el potásio, clacio, hierro, fósforo y magnesio.

Sustituir la leche de vaca por la leche de almendras nos aportará mucho beneficios y nos ayudará a reducir peso siempre que sea natural, sin azucares o edulcorantes.

En caso de sufrir problemas de hipotiroidismo, se recomienda mejor el consumo de leche de coco que como ya sabemos ayuda a regular las funciones tiroideas. La leche de almendras por el contrario, puede tener sustancias que interfieran en la correcta abosorción de yodo pero, solo en casos de un mal funcionamiento de la gándula tiroides.