¿Qué es la dieta de la zona?

La Dieta de la Zona es un estilo de alimentación saludable que se caracteriza por alcanzar un correcto equilibrio hormonal.

Propone una dieta equilibrada entre todos los grupos de nutrientes: Hidratos de Carbono (40%), Proteínas (30%) y Grasas (30%). Además, el aporte de ácidos grasos Omega 3 es fundamental en esta dieta.

Los alimentos se clasifican en 3 grupos por su mayor contenido en:

Hidratos de carbono: Los hidratos de carbono proceden de los alimentos que crecen en la tierra y sus derivados, como la verdura, la fruta, los cereales, pan, pasta, patata, etc

Proteínas: Las proteínas proceden de alimentos animales y sus derivados, como carne, pescado, pollo, huevos, lácteos, etc. También hay proteínas vegetales como las que se encuentran en la soja y en las legumbres.

Grasas: Las grasas proceden de alimentos animales y vegetales. Las grasas animales como el tocino, la manteca, etc. son saturadas (menos favorables para la salud). Las grasas del pescado, sobre todo azul, son insaturadas (más favorables para la salud). Este mismo tipo de grasas favorables se pueden encontrar en el aceite de oliva, frutos secos, aguacate, etc.

¿POR QUÉ ELEGIR LA DIETA DE LA ZONA?

  • Incluye cualquier alimento así como la combinación libre entre ellos sin necesidad de pesarlos.
  • Reduce la sensación de hambre entre las comidas.
  • Enseña a alimentarse correctamente.
  • Proporciona beneficios adicionales para tu salud.

¿QUÉ BENEFICIOS APORTA A LA SALUD?

  • Ayuda a mantener estables los niveles de Glucosa e Insulina y a controlar los Eicosanoides proinflamatorios.
  • Mejora el aspecto de la piel y fortalece cabello y uñas.
  • Aumenta nuestra capacidad antioxidante y reduce la aparición de radicales libres. Esto es fundamental para ralentizar el proceso de envejecimiento.
  • Optimiza el funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Previene y mejora las enfermedades crónicas.

CONSEJOS PARA ESTAR EN LA ZONA

  • Establecer un horario fijo de cada comida; teniendo en cuenta los siguientes puntos:
  • Practicar ejercicio: El ejercicio físico es fundamental en la Dieta de la Zona.
  • Comer fruta y verdura (hidratos de carbono de baja carga glucémica que no estimulan la insulina en exceso), acompañadas de proteínas y grasas en las proporciones 40-30-30, respectivamente.
  • No dejar pasar más de una hora, desde que te levantas, sin tomar un alimento en la zona.
  • No dejar pasar entre las comidas más de 5 horas, dividiendo los alimentos en, al menos, tres comidas principales y dos tentempiés.
  • Reducir lo máximo posible el consumo de hidratos de carbono simples como el azúcar, las bebidas azucaradas, la bollería.
  • Reducir el consumo de pan, pasta, arroz y de todos los alimentos derivados de cereales refinados.
  • Tomar Ácidos Grasos Omega 3 Rx cada día.
  • Reducir el consumo de cafeína: El café y el té no tienen calorías, pero son potentes estimuladores de los niveles de insulina, por lo que se recomienda reducir su ingesta y si se toman, es recomendable que sea junto con otros alimentos, ya que éstos frenan el aumento de insulina que produce la cafeína.
  • Organizar el menú de toda la semana.
  • Hacer la lista de la compra y adquirir las provisiones necesarias.