Las 5 reglas básicas de la movilidad

Las 5 reglas básicas de la movilidad:

  • Dinámica: se requiere una contracción muscular complementaria. No puedes aumentar el rango de movimiento activo con rango de movimiento pasivo. Recuerda mantener los principios del movimiento mientras te movilizas.
  • Intensidad: La intensidad en el entrenamiento de la movilidad es similar a la intensidad con la que realizas un wod. Movilizar el tejido restringido es incómodo y exigente.
  • Respiración: controla la respiración durante el trabajo de movilidad, es una señal al sistema nervioso de seguridad y adaptación al estímulo.
  • Constancia: estirando simplemente 20 s no es suficiente para conseguir cambios en los tejidos. El tiempo mínimo requerido es de dos minutos. Se paciente, tu cuerpo es una máquina de adaptación y dedicando unos diez o doce minutos al día es suficiente para mejorar tu movilidad. Pero cuando tomas unos días de descanso, te pondrás rígido y tu movimiento reflejará esa adaptación. Incluso cuando no vas al gimnasio, nunca deberías saltarte la movilidad.
  • Medible: Todo lo que hagas debe tener resultados observables, medibles y repetibles. Piensa en medir y volver a medir como una herramienta para comprobar la mejora en el contexto de movimiento y/o dolor. Por ejemplo, supongamos que quieres mejorar tu posición de sentadilla. Antes de movilizar la cadera, haz una sentadilla profunda y evalúa tus áreas de restricción. A continuación, realiza algunas técnicas de movilidad en los tejidos que crees que podrían estar impidiéndote alcanzar una posición óptima.¿Puedes abrir más las rodillas? ¿Puedes mantener la espalda plana? Si movilizaste el área correcta e implementaste las técnicas apropiadas, debes experimentar u observar mejoras medibles. Si no puedes ver la mejora, entonces es que no había ningún problema en ese área y deberías apuntar a otra área. La movilización debería mejorar tu capacidad para colocarte en una buena posición, optimizar el movimiento y reducir o eliminar el dolor. Medir y volver a medir te permite saber si lo que estás haciendo realmente está funcionando.